Ante Todo Mucha Caña » Baile de estudiantes con Milli Vanilli

Baile de estudiantes con Milli Vanilli

En este artículo vamos a tratar de recordar musicalmente cómo era una de esas tardes-noches de domingo en la adolescencia. Nos situamos a finales de los 80, cuando muchos de nosotros todavía no alcanzábamos la mayoría de edad y, aunque algunos andaban más cerca que otros de superar la ansiada barrera, todos nos creíamos lo suficientemente arrogantes como para, al menos en nuestro imaginario, ser ya miembros adelantados de pleno derecho del colectivo de los adultos.

El caso es que en aquella época eran muchas las discotecas y salas de fiestas que organizaban sesiones para quienes todavía pululábamos por el BUP -Bachillerato Unificado Polivalente- o el COU -Curso de Orientación Universitaria- en los centros de enseñanza. Solían ser los domingos, entre las 19:00 y las 22:30 horas -seguro en cada lugar de la geografía podrían variar tanto el día como el horario- y, como es lógico al tratarse de menores, estaba prohibida la venta y consumo de alcohol. También estaban los llamados bailes de estudiantes, que solían ser los viernes, y que se hacían con motivo de recaudación de fondos para fines benéficos o para el viaje de fin de curso.

El caso es que aquellas sesiones discotequeras estaban impregnadas de grandes dosis de buena música, y aunque el grueso de la sesión estaba amenizada por la brillante música disco de entonces, también había espacio para el pop, el rock e incluso hard-rock. A continuación damos rienda suelta a nuestra imaginación para sumergirnos en una de aquellas apasionantes tardes en las que nuestro circuito hormonal precisaba de un continuo flujo refrigerante...

¿Quién no dejó de escuchar en aquella época el hit Who's that girl de Madonna? ¿Quién es esa niña...

https://youtu.be/2GWezUVAZo0

 

Como tampoco será demasiado difícil recordar a este dúo que encandilaba por su forma de bailar y cantar... Bueno, lo de cantar... es otro cantar, valga la redundancia, pues tras Fav Morban y Rob Pilatus eran otros quienes ponían la verdadera voz de Milli Vanilli...

 

En aquellos encuentros la pista de baile solía estar siempre concurrida. De ello se encargaban los disc jockeys, en cuyo repertorio no solían faltar los Technotronic y algunos de sus éxitos, como Move this...

https://youtu.be/TsNcyrjhzQo

 

Y qué decir de los Pet Shop Boys... siempre también presentes en el repertorio de cualquier Dj. Aquí os dejamos su Domino Dancing...

https://youtu.be/iXIVh0VkVVE

 

Y de un dúo de chicos... a un trío de chicas... Bananarama, del cual escuchamos a continuación un megamix con algunos de sus éxitos más sonados...

 

Como decíamos al principio, el rock y el pop también tenían su lugar en estas sesiones de música, cotorreo y ligoteo. Así, por ejemplo, la cantante de Texas ya nos advertía en I don't want a lover que lo que ella realmente quería no era un novio o un amante, sino simplemente un amigo...

https://youtu.be/qaMT5Fbc8UA

 

Por otro lado, la energética Wendy James, de Transvision Vamp, también dejaba claro a su amado que no quería ni su dinero, ni sus coches, ni sus cuadros ni sus amigos, sino su f*cking love en I want your love...

 

Bailar y sudar... bailes para todos los gustos... incluso había momentos para tratar de caminar como un egipcio mientras bailabas, tal y como nos decían The Bangles en Walk Like an Egyptian...

https://youtu.be/cFGCu5hnLyA

 

Esto ya dependía de la filosofía del Dj y del local, pero a veces la recta final de la fiesta había cogido tal nivel de aceleración y de decibelios, que nos reservaba auténticos pildorazos como este Dress for Excess de Sigue Sigue Sputnik...

 

... o uno de los primeros hits de una banda que acabaría dominando la escena rockera a nivel mundial desde finales de los 80 hasta mediados de los 90. Aunque la canción era de bienvenida, en algunas ocasiones era utilizada como despedida... Welcome to the Jungle... Guns N' Roses...

https://youtu.be/xFe2vxVZWkY

 

Como veis, esta es sólo una pequeña muestra de la buena música que entonces se podía llegar a escuchar en discotecas y salas de fiestas. Una verdadera suerte haber pasado aquella adolescencia en compañía de una de las mejores etapas que ha vivido la música en el pasado siglo XX. Música no de usar y tirar, sino que sigue plenamente vigente y nos hace vibrar cada vez que la escuchamos.